La aventura del Kon Tiki

A pocos os dirá algo el nombre de Kon Tiki y menos de su relación con Villanueva del Arzobispo, pues bien, gracias a un artista y artesano Villanovense, Joaquín Alguacil y a sus Vidrieras, el Kon Tiki una de las mayores expediciones del siglo XX por el océano Pacifico es ya parte de nuestra historia gracias a una preciosa Vidriera, un encargo de gran calado que  nos descubre una historia apasionante que aquí os contamos… 
¿Kon Tiki?
Kon Tiki es el nombre de la balsa utilizada por el explorador Noruego Thor Heyerdahl en una expedición que desde Abril hasta Agosto de 1947 atravesó el océano Pacifico desde Perú hasta la Polinesia demostrando que en época precolombina y con balsas de madera los nativos Peruanos habrían repoblado la Polinesia, el nombre de la balsa hace honor al dios Sol de los Incas Viracocha.
La Expedición 
Se llevó a cavo en 1947 de Abril a Agosto y fue financiada mediante prestamos y donaciones, en la construcción de la balsa solo se emplearon troncos y materiales autóctonos como la Totora manteniendo el estilo de construcción indígena basado en las ilustraciones de los conquistadores españoles. La travesía comenzó el 28 de Abril con seis tripulantes que viajaron durante 101 días por el Pacifico hasta llegar al arrecife de Raroia en las islas Tuamotu el 7 de Agosto de 1947, toda la tripulación llegó sana y salva.
De Noruega a Villanueva del Arzobispo 
Esta fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que Joaquín Alguacil un Artista de las Vidrieras de Villanueva del Arzobispo y cuyo taller se sitúa en la carretera del Tranco, Venta del Pino, en plena sierra estaba realizando una inmensa Vidriera conmemorativa de la expedición Kon Tiki, tras nuestro interés Joaquín que trabaja a nivel de toda España en la creación de Vidrieras nos contó la historia de esta singular y valiosa pieza creada por sus manos.
Todo empieza cuando un arquitecto Gaditano Roberto Mendoza contacta con Joaquín y le encarga este trabajo en homenaje a la Expedición, un trabajo en el que Roberto hace de mediador entre Joaquín, el Artísta y uno de los Nietos de un Tripulante Noruego de la Expedición, uno de los seis tripulantes. Su nieto quiere vestir uno de los ventanales de su casa en Sotogrande con la citada Vidriera en homenaje a su abuelo.
Es así como Joaquín comienza un duro trabajo de planificación, diseño, creación y montaje, son noches sin dormir en un trabajo difícil por sus dimensiones y adaptar estas al Vidrio Emplomado en el que trabaja el artista y a las dos caras y el doble acristalamiento, tras la realización queda el transporte en el que Joaquín cuenta y da las gracias a Ana Belén Peinado, actual gerente de «El Mermecino» y el Kiosko del «Charco de la Pringue»  lugar lleno de encanto de nuestra sierra, gracias a ella y su furgón la Vidriera llega a Sotogrande y es instalada en un reto mayúsculo que une una expedición mítica de la historia con un artista villanovense.

Gracias, Diego Giménez González, por tu articulo

https://culturaturismovillanueva.blogspot.com/2021/05/joaquin-alguacil-el-arte-de-la-vidriera.html?fbclid=IwAR27u_LgnGl4ucYKiCJLzhXUYibMIE__-9UXGCFg6NOnmcLzMbPP_Tv2AYs

https://es.wikipedia.org/wiki/Kon-tiki_(expedici%C3%B3n)

Deja una respuesta